El libro tibetano de los muertos nos define.

5 Reinos

(libro tibetano de los muertos)

 

tibet

Reino del infierno

Energia, emoción, confusión. Hay vacio, lucha, paranoia y terror.

Cuanto más se lucha, más se dirige la agresión hacia uno.

Un anciano quería comer una pata de cordero, quería recogerla y no podía.  Su maestro le dijo que la marcase con una cruz.  Más tarde descubrió la cruz en su propio pecho.

El odio es asi. Autodestrucción. Si huyes debes quemarte, si decides quedarte, quedas carbonizado.

Este reino no nos permite ni danzar ni oir música.

Reino de los espectros famélicos.

Luminosidad con una gran avidez. Hay una tremenda sensación de acumular riquezas, posesiones, uno no va a buscar, uno posee y por este motivo, tiene más hambre y se hace más famélico.

No se obtiene placer del mero hecho de poseer sino del procurar. Como que lo poseemos todo, estamos frustrados, tenemos un hambre insaciable. Y envidias a los demás, los que si pueden tener.

Reino animal

No hay sentido del humor y esto se consigue creyendo o estando dentro de ciertos marcos religiosos, teológicos o filosóficos. Sectas y demás, también sirven. Y asi permaneces en sólida seguridad.

Los ejemplos más claros serian el granjero que cuida su granja, el ejecutivo que dirige un negocio o el padre de familia que lleva una existencia feliz.

Si hay algún problema siempre existen abogados, sacerdotes, policías, maestros y toda clase de profesionales que también están seguros y cómodos en sus respectivas profesiones. Es un modo profundamente razonable y predecible de vivir. Es una situación aparentemente cuerda y sólida, pero sin sentido del humor, es el reino animal

El reino humano

Se funda en la pasión, la tendencia a explorar y a gozar, la zona de la búsqueda y del desarrollo, el intento constante de enriquecerse.

Está cerca de la cualidad del esfuerzo pero lo lleva todo a la acción predecible.

Los seres humanos son astutos, furtivos y escurridizos. Inventan toda clase de instrumentos y los utilizan en toda clase de elaborados planes para coger a otro semejante igualmente escurridizo, el cual a su vez desarrolla sus propios instrumentos. Asi construimos un mundo con enormes éxitos y logros produciendo nuevas fuentes de pasión e intriga. Finalmente no podemos conseguir aquello que nos hemos propuesto porque estamos sometidos al nacimiento y a la muerte.

El reino de los Dioses celosos

Es la voluntad de sobrevivir y vencer. Es funcionar dentro del dominio de la intriga. Es nacer, vivir y morir de la misma forma.

Es un extravío, se sospecha de todo y toda existencia de la vida se ve como algo amenazante.

El reino de los Dioses

Despiertas de la luminosidad, sales de ella y uno quiere mantenerse así. En vez de disolverse, te percatas de tu propia individualidad, eso te hace responsable y quieres mantenerte como eres, Es el reino del orgullo, orgullo de cómo eres, orgullo de preservar la salud, una embriaguez con la existencia del yo.

Uno se siente feliz al pensar de qué es algo a pesar de todo, en vez de la luminosidad, tierra de todos. Y como es algo, quiere mantenerse y vivir en esa comodidad y placer de completa absorción de si mismo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s